Puertas Abiertas explica cómo afecta la persecución a los niños y jóvenes cristianos

/COMUNICAE/

Más de 340 millones de cristianos sufren altos niveles de persecución y discriminación por su fe. El próximo 19 de enero, se celebra el Lanzamiento de la Lista Mundial de la Persecución, que clasifica anualmente a los 50 primeros países donde los cristianos se enfrentan a la persecución más extrema. Puertas Abiertas, la organización que trabaja para concienciar sobre la persecución mundial y, así, promover el apoyo y la acción entre los cristianos, explica cómo afecta este fenómeno a los niños y jóvenes

A nivel mundial, la persecución y discriminación religiosa a niños y jóvenes se practica mediante la manipulación y el control a corto y largo plazo de las opciones y vías de las que disponen para desarrollar su identidad y su situación futuras. Algunas de las consecuencias que sufren los niños y jóvenes cristianos son las siguientes:

Intentan impedir que la próxima generación edifique la Iglesia. Las comunidades cristianas están en riesgo de verse privadas de la generación joven.

Los hijos de los líderes de iglesias y conversos de al menos 28 países son el blanco de las violaciones, ya que son de los miembros más vulnerables y frágiles de la Iglesia. Es una forma indirecta de castigar a sus progenitores.

La misión del estudio del efecto de la persecución en niños y jóvenes es redefinir la identidad emocional, psicológica y religiosa de estas poblaciones, en una etapa de la vida en la que su identidad está en pleno proceso de desarrollo.

Los tres principales métodos de presión se combinan y complementan: discriminación y acoso en la educación; denegación de acceso a materiales, doctrinas y ritos cristianos; y denegación de acceso a padres cristianos.

Los niños y jóvenes son tratados como mercancías en lugar de considerarlos como individuos y miembros integrantes de sus comunidades con valor intrínseco y derechos humanos individuales.

Sufren un estricto aislamiento. Los niños y jóvenes son víctimas de presiones que les apartan de su familia y comunidad y educación cristiana. Apartar a los niños de sus padres tiene un impacto devastador en su salud mental y física, tanto a corto como a largo plazo

Son especialmente vulnerables los niños y jóvenes cristianos de zonas de conflicto. Los niños de algunos países africanos y latinoamericanos son frecuentemente objeto del reclutamiento militar forzoso, mientras que las niñas de todo el mundo experimentan un alto índice de violencia sexual y matrimonios forzosos.

La discriminación y el prejuicio presentes en la educación son un instrumento poderoso de la persecución. En algunos contextos, son idealizadas las creencias ligadas a identidades nacionalistas y/o étnicas y se les confiere un mayor peso en las escuelas. También, hay niños y jóvenes que se ven sometidos a presiones para participar en oraciones y ceremonias que contradicen su fe cristiana, bajo amenaza de expulsión, violencia y marginación en caso de incumplimiento.

En casos extremos, se les prohíbe la escolarización. Los menores no escolarizados son más susceptibles de ser explotados, agredidos y discriminados, y es más probable que se vean forzados a hacer trabajos peligrosos o a casarse prematuramente.

La persecución en contra de su fe cristiana a través de la educación se complementa a través de otras vías como la prohibición al acceso a Internet y redes sociales, obligatoriedad de vestir lo que dicte la religión mayoritaria, denegación de la identidad legal como cristianos, violencia física y psicológica, incluyendo torturas, etc.

A los varones, la mayor amenaza que les afecta es el reclutamiento forzoso por milicias o bandas criminales.

Las mujeres cristianas son especialmente susceptibles de ser víctimas de un matrimonio forzoso y de sufrir violaciones. Durante la pandemia, ha aumentado el número de matrimonios y embarazos infantiles y la incidencia de violencia doméstica.

Hay estudios que demuestran que los niños poseen una capacidad visceral para resistir, adaptarse y sobreponerse ante la adversidad, y la fe fortalece su sentido de identidad y resiliencia.

El reconocimiento, a nivel mundial, de los riesgos de la PREN-PREJ es clave para impulsar a los actores de la fe locales a colaborar con los encargados políticos, para asegurar la libertad religiosa de los niños y jóvenes durante su desarrollo espiritual.

Acerca de Puertas Abiertas
Puertas Abiertas opera en más de 60 países distribuyendo biblias, formando a líderes de las iglesias, ofreciendo ayuda práctica y humanitaria, y apoyando a los cristianos perseguidos por su fe. En España, Puertas Abiertas trabaja para concienciar sobre la persecución mundial y, así, promover la oración, el apoyo y la acción entre los cristianos.

Su propósito es fortalecer y preparar a cualquier miembro del cristianismo que esté viviendo en condiciones difíciles o que esté siendo perseguido debido a su fe, y alentarlos a involucrarse en la evangelización del mundo.

Puertas Abiertas España
Puertasabiertas_es

Fuente Comunicae

Powered by WPeMatico